Reformas fáciles y rápidas para aumentar el valor de tu vivienda

Reformas fáciles y rápidas para aumentar el valor de tu vivienda

¿Estás planeando dar un nuevo aire a tu casa sin gastar mucho? ¿Quieres alquilarla o venderla y buscas mejorar su aspecto? No te preocupes, hay reformas que por mucho menos de lo que piensas conseguirán renovar su aspecto y harán que sea mucho más atractiva. ¡Manos a la obra!

Renueva las paredes

Tal vez estés pensando en la pintura y sí, es una solución. Pero si las paredes no están en muy buen estado hay alternativas. El papel pintado es una de ellas, los hay texturizados que permiten disimular sin problemas golpes o grietas en las paredes. ¡Y además son muy decorativos!

Pasamos a las paredes de la cocina y el baño. ¿Los azulejos están anticuados? No es necesario hacer costosas obras para conseguir un cambio radical Tienes opciones mucho más económicas y con resultados espectaculares.

Por un lado, puedes pintar los azulejos. Hay pinturas que se adhieren sin problemas y resisten perfectamente la humedad. Eso sí, conseguir un buen acabado puede ser algo complicado, por lo que siempre es mejor que el trabajo lo haga un profesional.

La otra alternativa son las losetas vinílicas. Hay infinidad de modelos, son muy decorativas y se colocan con gran facilidad, ya que las hay autoadhesivas. ¡Por muy poco tendrás una cocina o un baño completamente nuevos!

No te olvides de los suelos

Son, quizá, el elemento de la vivienda que más sufre por el uso. Por eso, si no está en buenas condiciones, es importante renovarlo. Y no, tampoco es necesario hacer obra. Mencionamos de nuevo las losetas vinílicas porque también las hay para suelos. Y la cantidad de diseños es infinita: lisas, en diferentes colores o texturas e incluso imitando madera o baldosa hidráulica.

Por supuesto, queda la opción de decantarse por los suelos laminados, siempre cálidos, elegantes y de fácil instalación.

Un pequeño cambio en la cocina o en el baño

Los revestimientos y el suelo están bien, ¡perfecto! Pero aún puedes mejorar el aspecto de la cocina. ¿Cómo? Con algo tan sencillo como una nueva encimera que le dé un aire renovado o con un frontal de vidrio templado que aporte un poco de color.

¿Y el baño? En este caso, el cambio más habitual es el de la bañera por una ducha. No cuesta mucho, pero ganarás espacio, y con los nuevos platos y mamparas conseguirás un baño mucho más actual. Y si los sanitarios están pasados de moda, pintándolos y cambiando los grifos parecerán otros.

¿Cambiar la carpintería?

Salvo que esté realmente en muy mal estado, no será necesario. Si las puertas de paso o las de los armarios están anticuadas, basta con lacarlas y cambiar manivelas para darles un aspecto de lo más moderno. En el caso de las puertas de armarios, si son lisas, hay otra alternativa aún más económica: el papel pintado.

Ya lo ves, no es necesario embarcarse en interminables obras ni gastarse una pequeña fortuna para cambiar por completo el aspecto de una vivienda. Invirtiendo mucho menos de lo que piensas, puedes conseguir que su aspecto sea actual y atractivo. Y lo mejor es que su valor subirá en una proporción mucho mayor de lo que has gastado en la renovación. Interesante, ¿no?

Fuente: Habitissimo

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.