Errores decorativos que no debemos cometer para alquilar nuestra vivienda

Errores decorativos que no debemos cometer para alquilar nuestra vivienda

La situación, los metros cuadrados y la distribución son muy importantes, aunque si la vivienda no causa una buena impresión, de poco servirán. Al final, el aspecto de la casa puede ser un factor determinante. Tanto, que en caso de duda incluso puede decantar la balanza a favor o en contra del alquiler.

Pero decorar una vivienda para alquilar no es lo mismo que hacerlo en tu hogar. Por un lado, tus gustos no tienen por qué ser los de los demás. Por otro, como no es tu vivienda habitual, es lógico que no pongas el mismo empeño en decorarla.

¡Pero cuidado! Eso no significa que te tomes su decoración la ligera. Hay errores que puedes acabar pagando caros y a los que no cuesta tanto poner remedio. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Toma nota!

Cualquier mueble sirve

Cuando una vivienda está amueblada, siempre parece más grande, algo interesante a  la hora de alquilar. Pero eso no quiere decir que aproveches cualquier cosa. Tal vez en tu casa tengas un sofá o un aparador de los que quieres desprenderte. O quizá estés pensando en buscar algo barato de segunda mano.

Piénsalo con calma. Amueblar de cualquier manera puede resultar contraproducente. Muebles demasiado viejos o que no combinen darán una imagen descuidada y, por supuesto, nada atractiva.

Recargar los espacios

Amueblar no quiere decir tampoco poner muebles y más muebles. Al final, el resultado será agobiante y la vivienda dará la impresión de cualquier cosa menos de ser cómoda y agradable. Lo mejor es poner los muebles justos, que sean ligeros y que estén bien distribuidos.

Y no se trata solo de mobiliario. Otro error común es pasarse a la hora poner elementos decorativos. No hace falta llenar las paredes de cuadros, ni los sofás o las camas de cojines. Deja que lo haga el inquilino a su gusto.

Dejarse llevar demasiado por las tendencias

Que la vivienda siga las últimas tendencias en decoración puede estar bien… hasta cierto punto. Quizá el color Pantone de 2020 sea el Classic Blue, un azul que da mucho juego en decoración. Pero eso no quiere decir que pintes las paredes de ese color, ni que todos los textiles de la casa sean azules. Podrían espantar a más de una persona, en principio, interesada.

Piensa que cada uno tiene sus gustos particulares. Si das un estilo muy marcado a la vivienda, lo que haces es limitar el abanico de posibles interesados. Por ello, opta por una decoración neutra. Tal vez no a todos guste, pero, al menos, no genera rechazo.

Descuidar la iluminación

La vivienda tiene lámparas, claro. ¿Pero te has fijado qué sensación crean? La iluminación es, tal vez, uno de los aspectos que más se descuidan a la hora de decorar una vivienda de alquiler. No cometas ese error.

Una iluminación bien pensada y bien distribuida hará que un baño pequeño parezca más grande y cálido, que un recibidor oscuro resulte más acogedor o que una habitación parezca más confortable. A veces es tan simple como colocar luces indirectas o pequeñas lámparas y tiras LED en puntos estratégicos.

Si evitas estos errores, esa vivienda será más atractiva y tardarás menos en alquilarla. Como ves, no se trata de decorarla como si fuera a ser portada de una revista. Más bien, la cuestión es cuidar algunos detalles para que el posible inquilino se sienta a gusto, imagine cómo darle su toque personal y, en definitiva, se anime a hacerla suya.

Fuente: habitissimo

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.