Bueno, bonito y barato. ¿Qué ventanas son mejores para tu piso de alquiler?

Bueno, bonito y barato. ¿Qué ventanas son mejores para tu piso de alquiler?

A la hora de cambiar las ventanas, son muchas las cuestiones que debes tener en cuenta: materiales, calidad, cristales, etc. Pero, si además se trata de un piso de alquiler, nunca se puede olvidar el precio.

Combinar estética, aislamiento y presupuesto ajustado no es complicado si tienes en cuenta algunos factores básicos. Te damos algunas pistas para acertar en la elección de las ventanas de esa vivienda de alquiler.

1. Material de los perfiles

Ya lo sabes: las ventanas pueden ser de materiales muy diferentes, pero si hay uno que sobresale es el PVC. Casi se podría decir que lo tiene todo: es resistente, se fabrica en todo tipo de acabados, apenas necesita mantenimiento, se limpia con facilidad y ofrece un buen aislamiento térmico. No solo eso, sino que su precio es menor que el de las ventanas de madera o las de aluminio con rotura de puente térmico.

Así, ya tienes la primera de las pistas para elegir las ventanas para tu piso de alquiler: mejor con perfiles de PVC. Y, si además puedes elegir color, el blanco es perfecto porque no se decolora con el efecto de los rayos solares.

2. Cristales

Tal vez no le des la importancia que se merece al tratarse de un piso de alquiler. Pero, sin duda, tus inquilinos agradecerán, y mucho, unos vidrios que ofrezcan unos buenos niveles de aislamiento térmico y acústico. Pero tampoco hay que agobiarse, dobles acristalamientos o cristales tipo Climalit tienen hoy en día un precio ajustado.

3. Sistema de apertura

Las diferencias de precio no son elevadas. Sin embargo, puestos a buscar el equilibrio entre calidad-precio, las ventanas batientes ganan frente a las correderas. Aíslan mucho más tanto frente a ruidos como a temperaturas, son mucho más sufridas al no tener rodamientos, necesitan un menor mantenimiento y no están tan expuestas a golpes al cerrarse con fuerza.

4. Persiana: un atractivo más

Al igual que en el caso de los sistemas de apertura, la diferencia de precio entre ventanas con persiana o sin ella no es elevado. Una persiana de PVC es económica y ayuda a conseguir mejores niveles de eficiencia energética y aislamiento frente al ruido. Los inquilinos, sin duda, lo tendrán en cuenta.

5. Otros aspectos que no se deben pasar por alto

Ya tenemos un tipo de ventana básico perfecto: PVC, abatible, con doble acristalamiento y con persiana. ¿Algo más? Sí. Teniendo en cuenta que se trata de un piso de alquiler y que es posible que los inquilinos sean algo “descuidados”, en lo que no conviene ahorrar es en los herrajes.

Una manivela de calidad se manejará con más soltura, es decir, se forzará menos; y unas buenas bisagras no se descuadrarán ni se partirán con facilidad. Encarecen el precio de la ventana, es cierto, pero a la larga se evitan averías que también cuestan dinero.

Como ves, la elección de las ventanas para tu piso de alquiler no tiene que ser un quebradero de cabeza. En cualquier caso, sí conviene que no sacrifiques la calidad para abaratar en exceso el presupuesto, ya que a la larga puede salir más caro.

Fuente: habitissimo

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.

dieciseis + diez =